La factura de la luz en tu negocio

Hasta el momento hemos hablado de las facturas de la luz en el hogar y cómo podemos entender si es posible todos los conceptos que aparecen, no obstante hay excepciones dónde podemos encontrar algún otro campo cómo es el ejemplo de la factura de tu negocio. A continuación intentaremos ayudarte:

 

Maxímetro

Si tienes una potencia contratada superior a 15kW deberás tener instalado un contador registrador (en lugar del clásico contador de la luz). Este equipo es el encargado de almacenar la potencia máxima consumida en el periodo facturado. Sin embargo, cabe la posibilidad (aunque es bastante remota debido a las penalizaciones económicas que supone) de que tu negocio tenga contratados más de 15 kW de potencia y todavía estés en el Mercado Regulado. Entonces, no existe la obligatoriedad de tener un contador registrador, sino que se registra tu potencia máxima demandada con un aparatito acoplado al clásico contador de la luz denominado maxímetro. Es por ello, que ya sea en el caso del contador registrador como en el del maxímetro propiamente dicho, este concepto se conoce coloquialmente como “maxímetro”.

 

Coste de Energía (o Término de Energía)

Los contadores registradores miden la energía consumida hora a hora. Es como si se hiciera una lectura horaria del consumo que tienes.

Así pues, una vez tenemos los consumos hora por hora, es fácil agruparlos en diferentes franjas horarias, según sea nuestra tarifa de acceso.

Por ejemplo: para un negocio o vivienda grande (o mejor dicho, ¡enorme!) que se encuentra conectada en Baja Tensión, los periodos 1, 2 y 3 (P1, P2 y P3) corresponden a las tres franjas de consumo de los días laborables mientras que los  periodos 4, 5 y 6  (P4, P5 y P6) corresponden a las mismas franjas pero de los festivos nacionales. De hecho, si os fijáis la tarifa aplicada a la energía consumida en el P1 y P4 es la misma, al igual que sucede con la P2 y la P5, y con la P3 y la P6.

 

Coste de Potencia (o Término de Potencia)

Aquí es donde cobra importancia el maxímetro, ese “chivato” que se encargará de informar si has superado tu potencia contratada. Recuerda que, el hecho de disponer de las “Lecturas horarias”  permite agruparlas en los periodos necesarios.

En el caso de un suministro en Baja tensión y con más de 15 kW de potencia contratada, a pesar de que el consumo de energía lo verás agrupado en seis períodos, la potencia solamente la verás reflejada en tres periodos. Y, esto ¿por qué? Pues como pasa casi siempre que tenemos que aplicar criterios un poco “raros” es debido a la aplicación de la regulación. El RD 1164 del 2001 determina que la facturación por potencia se realizará en tres periodos. Así pues, como sucede en la energía consumida, la única diferencia entre el P1, P2 y P3 es que la medición corresponde a días laborables mientras que en el P4, P5 y P6 corresponde a los festivos nacionales.

Si has superado tu potencia contratada en alguno de los tramos se te aplicará un recargo cuyo importe se determinará en función de los kW excedidos por periodo.

 

Energía Reactiva

Algunos de los equipos de carácter inductivo, por ejemplo motores, transformadores e luminarias pueden requerir un “extra” de energía para funcionar que pueden provocar descompensaciones en la instalación eléctrica, es lo que se conoce como energía reactiva. ¡Las lámparas halógenas son un buen ejemplo de ello!

En el caso de que este tipo de energía supere el 33% de la energía activa (Coste de Energía) se aplicará un recargo que sólo afectará a los periodos 1 y 2 (el tres queda exento).

 

El importe final de tu factura es el resultado de:

Energía Consumida + Potencia Contratada + Ajuste de Potencia + Recargo por Energía Reactiva (si la hubiera)

 

Fuente: https://www.holaluz.com/blog/